Unos 320.000 usuarios del transporte público de la provincia no pueden usar el servicio. En principio, los empleados no asistirán a su trabajo y los coches permanecerán en los talleres.

El secretario adjunto de UTA, Alfonso Canuto, defendió la medida: “los empresarios sólo nos han pagado el 50% del sueldo. No estamos de acuerdo con este desdoblamiento. Necesitamos cobrar”.

Pagos a media

Además, Canuto anticipó que si no reciben la mitad del salario adeudada después del paro, el gremio convocará a una asamblea para decidir qué postura adoptar durante la próxima semana.

Si los empresarios no tienen los recursos para pagar los sueldos, ese es un problema de ellos, no nuestro. Nosotros queremos cobrar la totalidad del salario”, dijo Alfonso Canuto, secretario adjunto de UTA.

Sin pacto

UTA y la Asociación de Empresarios del Transporte Automotor de Tucumán (Aetat) se reunieron el miércoles, pero no pactaron. Después del diálogo, la Secretaría General del gremio había anunciado un paro que finalmente ratificó ayer. Jorge Berreta, vicepresidente de Aetat, manifestó su desacuerdo. “El gremio adoptó una postura intransigente que no compartimos. Hicimos una propuesta de pagar el 50% el cuarto día hábil de febrero y el otro 50% la semana que viene. Nuestros ingresos diarios se pulverizan con el costo del gasoil, así que sólo podemos esperar el subsidio”, argumentó.

Desde AETAT

La solución al reclamo del gremio no está en manos nuestras. Se agotó nuestro poder de endeudamiento y no podemos responder sin los subsidios”, expresó Jorge Berreta, vicepresidente de Aetat.

Para Berreta, el transporte público es un servicio esencial que debe ser responsabilidad del Estado, aun cuando este esté concesionado a los privados. “Los estados municipal, provincial y nacional tienen que decidir que quieren: que cobremos el valor técnico o que cobremos menos. Pero si cobramos menos, tienen que adoptar una política a largo plazo. Nosotros necesitamos el subsidio, pero no es una solución: ¡es un parche! La realidad es que estamos trabajando sobre la base del endeudamiento”, se quejó.

El pueblo paga

Esta medida extrema perjudica a los usuarios y pretende perjudicar también al intendente Alfaro. La Provincia debería dictar la conciliación obligatoria, analizó Walter Berarducci, secretario de Gobierno de la capital.

Por su parte, el secretario de Gobierno de la Municipalidad de San Miguel de Tucumán, Walter Berarducci, negó que su administración tenga alguna responsabilidad en el conflicto y protestó por la inacción del Gobierno de Juan Manzur. “La Secretaría de Trabajo del Ejecutivo provincial tiene el poder de policía laboral, pero no interviene. Este desentendimiento de las autoridades competentes nos hace sospechar que no sólo quieren perjudicar al Municipio o a los prestadores de servicio, sino también a todos los usuarios”, denunció.

fuente: lagaceta

Comments

Comentarios